Frenillo corto (anquiloglosia) en niños

¿Qué es el frenillo corto en los niños?

El frenillo corto (anquiloglosia) es un problema de la lengua presente desde el nacimiento. En algunos niños, causa problemas de habla y de alimentación.

El frenillo lingual es un pliegue pequeño de tejido que va desde el suelo de la boca hasta la parte inferior de la lengua. Se puede ver fácilmente al mirarse debajo de la lengua en el espejo.

Algunos niños tienen un frenillo lingual demasiado corto y tenso al nacer y puede adherirse a la punta de la lengua en lugar de hacerlo más atrás. Cuando esto ocurre, la lengua no puede moverse con normalidad. El niño puede tener problemas para sacar la lengua, moverla de un lado a otro o doblarla a fin de tocar los dientes superiores. La lengua suele tener una muesca en la punta. Estos problemas pueden causar dificultad para hablar y comer.

El frenillo corto es diferente en cada niño. La afección se divide en categorías según la capacidad de movimiento de la lengua. El frenillo corto es leve en la clase 1 y moderado en la clase 2. El frenillo corto grave es de clase 3. En la clase 4, la lengua apenas puede moverse.

Una cantidad pequeña de los bebés que nacen por año tienen el frenillo corto. Se presenta con apenas más frecuencia en los niños que en las niñas.

¿Cuáles son las causas de frenillo corto en los niños?

El frenillo corto se produce cuando el frenillo lingual y la lengua no se forman con normalidad. Los proveedores de atención médica no saben con certeza por qué se produce. El frenillo corto se da en algunas familias, por lo que la historia clínica familiar podría influir.

¿Cuáles son los síntomas de frenillo corto en los niños?

Es posible que el niño no tenga ningún problema con el frenillo corto. Muchos niños no tienen inconvenientes. Otros pueden tener determinados problemas, como los siguientes:

  • Problemas para amamantar

  • Problemas para emitir determinados sonidos

  • Un espacio entre los dos dientes frontales inferiores

  • Problemas para mantener la boca sana, lo que puede causar caries

El frenillo corto puede dificultar otras actividades en los niños. Por ejemplo, lamer conos de helado, tocar instrumentos de viento o besar. Y puede causar vergüenza o problemas sociales en algunos niños.

La mayoría de los bebés con frenillo corto no tienen problemas con la lactancia. Pero algunos bebés con esta afección pueden tener problemas para agarrarse del pezón. O puede causar dolor del pezón al amamantar. Si no se corrige, el bebé podría tener dificultades para aumentar de peso con normalidad. En algunas mujeres, causa que abandonen la lactancia antes de lo que desearían.

Por lo general, el frenillo corto no impide que los bebés aprendan a hablar. Pero es posible que el niño tenga problemas para emitir determinados sonidos, como los de las letras T, D, Z, S, N y L.

En casos poco frecuentes, los niños con frenillo corto tienen otros problemas, como labio leporino o paladar hendido. Estas afecciones pueden causar otros síntomas. 

¿Cómo se diagnostica el frenillo corto en los niños?

El proveedor de atención médica del niño puede diagnosticar la afección con una revisión de la historia clínica y una exploración física. El proveedor revisará con cuidado la lengua del niño y los movimientos que puede hacer.

Es posible que el proveedor detecte el frenillo corto al buscar posibles causas de problemas de lactancia del niño. Podría recomendar que el niño visite a un médico de garganta, nariz y oído (otorrinolaringólogo) después del diagnóstico.

¿Cómo se trata el frenillo corto?

Es posible que el proveedor de atención médica del niño no le aconseje ningún tratamiento si no tiene síntomas o si son leves. En algunos niños, muchos o todos los síntomas desaparecen con el tiempo. Entre los 6 meses y los 6 años, el frenillo lingual retrocede de forma natural. Esto puede resolver el problema si el frenillo corto es leve. Con el tiempo, el niño puede encontrar formas de lidiar con el problema. Es menos probable que los síntomas desaparezcan si el niño tiene un frenillo corto de clase 3 o de clase 4.

Si el niño tiene problemas de lactancia, el proveedor de atención médica puede aconsejar ver a un especialista en lactancia. Si eso no funciona, es posible que en niño deba someterse a un procedimiento quirúrgico.

También es posible que deba ver a un especialista del habla. Este especialista evalúa el habla del niño. Puede recomendar la terapia del habla. O quizás recomiende la cirugía.

Una cirugía simple llamada frenotomía es un tratamiento eficaz en muchos niños. Por lo general, el proveedor de atención médica puede realizar este procedimiento en bebés en el consultorio. Si el niño es mayor, puede ser necesario usar anestesia. El proveedor hace un corte en el frenillo. Esto permite que la lengua se mueva con normalidad. Es posible que el niño deba ver a un especialista del habla después de una frenotomía. Le enseñará a reentrenar los músculos de la lengua.

Algunos niños necesitan un procedimiento un poco más complejo llamado frenectomía. En ese caso, se extirpa el frenillo por completo. Otra opción es la frenuloplastia. En este procedimiento, se utilizan varios métodos distintos para liberar el frenillo corto. El niño podría necesitar esta cirugía si la frenotomía no produjo los resultados deseados. O si el frenillo lingual es muy grueso.

Hable con el proveedor del niño acerca de los riesgos y los beneficios del procedimiento.

Cuándo debe llamar al proveedor de atención médica de su hijo

Llame al proveedor de atención médica del niño o al especialista en lactancia si se presentan dificultades al amamantar. Si cree que el niño tiene problemas para emitir sonidos, consulte al proveedor del niño o a un fonoaudiólogo.

Información importante sobre el frenillo corto en niños

  • El frenillo corto (anquiloglosia) es un problema de la lengua presente desde el nacimiento. Impide que la lengua se mueva con la libertad que tendría normalmente.

  • Se produce cuando el frenillo lingual es demasiado corto y está demasiado tenso.

  • Los síntomas son diferentes en cada niño. Algunos niños no presentan síntomas.

  • Causa problemas de lactancia en algunos bebés.

  • El niño puede tener problemas para emitir determinados sonidos.

  • No todos los niños con frenillo corto necesitan cirugía. El niño podría necesitar cirugía si el frenillo corto es más grave y causa síntomas importantes.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con el proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en claro la razón de la visita y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le da para el niño.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo esto ayudará a su hijo. También conozca los efectos secundarios a los que debe estar atento y el momento en que deberían ser comunicados.

  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si su hijo no toma el medicamento o si no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo esta.

  • Sepa cómo comunicarse con el proveedor de atención médica del niño fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga preguntas o necesite ayuda.

Revisor médico: Jessica Gotwals RN BSN MPH
Revisor médico: Rita Sather RN
Revisor médico: Sumana Jothi MD
Última revisión: 3/1/2022
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.